Barbero Hermanos

Las teorías clásicas y neoliberales ponían el énfasis de la actividad económica en los recursos naturales. Como sostiene Francisco Valsecchi en su libro “Qué es la economía” está apareciendo una corriente nueva que trata de renovar las bases de la economía y humanizar. “La economía pertenece a la realidad social. Aunque aparezca manifestada en cosas materiales, éstas no la constituyen, ya que si dejara de existir el hombre, dejarían de ser riquezas. Las personas no son un engranaje de la economía sino los actores y sujetos responsables de la actividad. Son la medida y el fin. Y los negocios son un medio para lograr los fines de las personas y  de la sociedad”.

Enmarcados en esta cosmovisión se encuentran los valores de la empresa que priorizan ante todo el capital humano.

Se premia el trabajo en equipo, la honestidad, la fidelidad y la adaptación al cambio; ya que entendemos que los réditos económicos vienen de la mano de un buen grupo humano de trabajo. Es por eso que con el equipo de Recursos Humanos se trabaja constantemente para que los empleados se sientan cómodos, generando un clima familiar y agradable de trabajo.

Las empresas de servicio generan valor por la manera en la que se desempeñan, y ese desempeño sufre cuando se debilitan las prácticas que promueven la capacitación, el entrenamiento y la motivación de los empleados.

Como sostiene Pablo Barbero, “Mi motivación personal se basa en la gestión en Recursos Humanos, el número viene después.”